A la Hora de mi Café

Comparte la noticia
  •  
  •  
  •  
  •  

por        Irasema Sánchez (Isdelaf)

 

 

 

 

 

 

 
LA LUZ ES HERMOSA.

Doy el primer trago a mi café. Les platico un encuentro muy especial que tuve hace unos días…
Está sentada en la misma banca que yo, en el jardín principal; tiene como 70 años, muy bien vestida, su cabello natural y blanco por las canas. A sus pies un perro labrador café obscuro y pelo brillante.
Cuando le dije que su perro estaba hermoso, reaccionó un poco nerviosa y me dijo que por favor no lo acariciara.
Fue entonces que me percaté de su discapacidad, que para nada era notoria.
No lo tocaré, le dije; me dan temor los perros cuando no los conozco. Ella sonriendo me explicó que cuando una persona ciega está siendo acompañada por su perro, éste está trabajando y no se le debe distraer.
A partir de ese momento, tomó la plática por su cuenta. Con timbre extranjero,  pero con muy buen español, comentó que era un gran perro, su mejor compañero y que le daba mucha seguridad. Sam es fiel y amoroso mencionó emocionada.
Conforme avanzó la plática, dijo que había perdido la vista a los quince años, después de un accidente automovilístico por el que estuvo en coma varios meses.
No sé cómo sucedió, quizá le agradé. El caso es que abrió su corazón y hasta me permití hacer una pregunta que de no ser por ese acercamiento, no hubiera podido hacerle.
Cuando dije, ¿Qué sentiste al perder la vista?; se quedó tan seria que pensé,  ya no hablaría más…
__Al principio, casi enloquezco, la obscuridad era permanente; le gritaba a Dios y no había respuesta, entonces lo insulté muchas veces gritándole injusto, malo, traidor…me revelé contra él, contra mis padres y el mundo entero.
Quise correr y caí, intenté valerme por mí misma y fracasé, negué la ayuda y tuve que aceptarla. ¿Qué sentí?… rabia, impotencia, desencanto, frustración y mucho enojo.
Después vino la calma, Dios siempre encuentra la manera de tranquilizar un espíritu perdido y yo no sería la excepción.
Acepté la ayuda, los abrazos, los trillados consejos…especialmente, me acepté, admití mi discapacidad y lloré, fue tanto lo que lloré; que cuando empecé a reír me asusté. ¿Cómo puedo reír si estoy ciega? me cuestioné y pedí ser llevada ante Dios para solicitar perdón y benevolencia.
Mis primeros sueños, tenían luz, rostros, flores, casas y todo lo que veía antes de mi obscuridad; con el tiempo, perdí esa facultad.
Pero también con el tiempo, todos mis sentidos se agudizaron. Y aquí estoy, en una plaza, con flores de diferentes aromas, una panadería en alguna esquina, también parece haber una cantina cerca y una mujer, como una década más joven que yo a mi lado.
Las dos reímos divertidas.
La verdad se me había ido el tiempo tan rápido, que cuando dijo eso reparé en la hora y tuve que despedirme. Hasta ese momento no nos habíamos presentado…
__Fue un placer platicar contigo, yo soy Irasema.
__Igualmente Irasema, disfruté mucho, yo soy Mary.
Y nos estrechamos las manos.

Cierro los ojos, busco la taza de mi café con las manos, palpando lentamente la mesa para dar con ella, casi la volteo, huelo el café y disfruto su aroma; sigo con los ojos cerrados e intentó sentir lo que vive Mary y todas esas personas que habiendo perdido el sentido de la vista siguen viendo la vida con amor y disfrutando cada día.
Doy gracias por la vida y hoy especialmente por la vista; demos gracias amigos lectores, que dicha que yo pueda ver para escribir y que ustedes puedan leerme.
Qué felicidad, haber visto el amanecer de este sábado y el de todos los días, LA LUZ ES HERMOSA.
Dicen que nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde.
Y los que gracias a Dios podemos ver, debemos valorarlo, aprovecharlo y gozarlo.
Los invito a respetar y ayudar a todo aquel invidente o discapacitado que necesite de nosotros.
Que estén bien, aquí andaré el próximo sábado.

Irasema Sánchez (Isdelaf)
isf_57mva@hotmail.com
Twitter @isf3
http://www.facebook.com/irasema1
__Escúchame en UNOS MINUTOS CONTIGO PARA TI de lunes a viernes SuperFM 99.5 a las 12:20 pm www.superfm.com.mx

Leave a Reply