Comunidad internacional saluda compromiso de paz de Trump y Kim

Comparte la noticia
  •  
  •  
  •  
  •  

SINGAPUR.- La comunidad internacional expresó hoy su optimismo por la cumbre celebrada en Singapur entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un.

La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, aseguró que la cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte, que se ha comprometido a desnuclearizarse, ha sido un paso “crucial y necesario” hacia la distensión en la península de Corea.

“La declaración firmada hoy por los líderes estadunidense y norcoreano es una clara señal de que la desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península de Corea es un objetivo alcanzable”, señaló Mogherini a través de un comunicado.

La jefa de la diplomacia europea reiteró que la UE está preparada para apoyar futuras negociaciones y dar pasos para construir la confianza que permita seguridad, prosperidad y una paz duradera en una península de Corea libre de armas nucleares.

“La UE es una firme defensora del régimen internacional contra la proliferación nuclear y respalda el papel del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares”, apuntó Mogherini.

La alta representante destacó también el papel del presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In, a quien agradeció “su determinación, liderazgo y sabiduría” para posibilitar “una mejora en las relaciones entre las dos Coreas”.

“La cumbre de hoy confirma nuestra convicción de que la diplomacia ofrece la única oportunidad hacia una paz duradera en la región”, concluyó Mogherini.

Por su parte, Rusia consideró “positiva” la cumbre celebrada en Singapur, para lograr la desnuclearización de la península coreana.

“El simple hecho de que los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte se hayan reunido ya es positivo”, dijo el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov.

No obstante, señaló que aún no ha visto los documentos acordados en el encuentro y que “como ustedes, miramos la televisión y escuchamos los comentarios que hacen ambas partes”.

Por su parte, el viceministro de Exteriores Sergei Riabkov, incidió en la misma línea al señalar que “damos la bienvenida a este hecho como un paso importante”.

Pero señaló que “el diablo está en el detalle, por supuesto, y es necesario entender lo más específico. Pero creemos que se ha proporcionado un impulso”, dijo Riabkov en unas declaraciones a la agencia Tass.

El viceministro expresó la disposición de Moscú de apoyar desde el punto de vista político y práctico un acuerdo para el arreglo de la crisis nuclear y para desbloquear la cooperación con Pyongyang.

A su vez, China celebró que Estados Unidos y Corea del Norte estén “creando una nueva Historia” con la esperada cumbre entre Trump y Kim, y manifestó su deseo de que sigan avanzando para alcanzar un acuerdo para la desnuclearización en la península coreana.

“China se alegra porque es lo que hemos estado esperando” todo este tiempo, afirmó en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Geng Shuang, que insistió en la gran importancia de este encuentro.

Geng destacó la gran importancia del encuentro de hoy, en el que ambos líderes se han sentado juntos por primera vez para mantener un diálogo directo en la primera reunión entre mandatarios de ambos países tras casi siete décadas de confrontación.

Ahora, añadió, se debe seguir trabajando para construir la confianza mutua necesaria para afrontar las dificultades y alcanzar un acuerdo par la desnuclearización y el establecimiento de la paz.

Sobre las sanciones que todavía pesan sobre Corea del Norte, Geng recordó que la resolución del Consejo de Seguridad contempla que “con el cumplimiento de la parte norcoreana y el desarrollo de la situación, el Consejo de Seguridad consideraría una medida de alivio o el levantamiento de las sanciones a Corea del Norte”.

“Creemos que el Consejo de Seguridad debe apoyar los esfuerzos diplomáticos actuales y contribuir a la solución política de la situación en la península”, añadió.

En los últimos meses, China, principal socio comercial de Corea del Norte y tradicionalmente su principal apoyo político, ha aceptado la aprobación de duras sanciones contra Pyongyang por parte del Consejo de Seguridad, aunque siempre ha abogado por el diálogo para resolver la crisis.

En un tono más efusivo, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, calificó de “éxito” el resultado de la histórica cumbre entre Trump y Kim, a quienes agradeció su “valor y determinación”.

“Quiero expresar el mayor de los elogios ante el valor y la determinación de los dos líderes, el presidente Trump y el presidente Kim, a la hora de no conformarse con una realidad ya caduca y familiar y apostar por dar un paso arriesgado hacia el cambio”, dijo Moon en un comunicado publicado por su oficina.

El acuerdo de Sentosa (la isla que acogió la cumbre) del 12 de junio será recordado como un evento histórico que ha ayudado a derrumbar el último legado de la Guerra Fría que queda en el mundo”, añadió el presidente surcoreano.

En la cumbre, la primera que mantienen jamás dos líderes de Corea del Norte y Estados Unidos, Trump y Kim firmaron una declaración en la que se comprometen a abrir una nueva etapa de relaciones, a buscar una “paz estable duradera” y a trabajar para la “total desnuclearización” de la península.

Trump aseguró que pondrá fin a las maniobras militares en la región, aunque no retirará a las tropas estadunidenses en Corea del Sur ni levantará las sanciones contra el régimen norcoreano mientras siga habiendo armas nucleares.

“Escribiremos un nuevo capítulo de paz y cooperación. Estaremos junto a Corea del Norte en el proceso”, afirmó el presidente surcoreano.

Moon añadió que “esto es solo el principio” de un proceso para lograr la paz y desnuclearización de la península.

Sin embargo, el documento de Moon no menciona la sorpresiva afirmación en rueda de prensa de Trump sobre la cancelación de las maniobras militares conjuntas con Corea del Sur, algo que no figura en la escueta declaración conjunta con la que se cerró la cumbre.

En ese sentido, un portavoz de la oficina presidencial surcoreana se ha limitado a afirmar que por el momento Seúl está “tratando de entender el significado preciso y la intención en los comentarios del señor Trump”.

La suspensión de las maniobras militares de la península supondrá “un tremendo ahorro” para Estados Unidos, según Trump, quien también calificó estos ejercicios como “provocativos”, durante su rueda de prensa.

Trump hizo este anuncio sobre las maniobras conjuntas después de que Pyongyang volviera a condenar recientemente estos ejercicios -que considera un ensayo para invadir de su territorio- y de que el régimen insistiera en que son contrarios a lo acordado por las dos Coreas en su histórica cumbre de abril.

Con mayor cautela, el Gobierno de Japón expresó su deseo de que Corea del Norte “se comporte como un país responsable” tras la histórica cumbre mantenida en Singapur con Estados Unidos, en la que ambos países acordaron trabajar por la completa desnuclearización de la península.

“Esperamos que Corea del Norte se porte como un país responsable en la comunidad internacional” de ahora en adelante, dijo el ministro portavoz del Ejecutivo nipón en una rueda de prensa al término de las más de cuatro horas de reuniones entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un.

Suga no quiso valorar el resultado de la cumbre de hoy hasta que Trump telefonee al primer ministro nipón, Shinzo Abe, en las próximas horas para informarle, pero destacó el liderazgo y el esfuerzo del presidente Trump para hacer realidad la reunión.