Crecer juntos

Comparte la noticia
  •  
  •  
  •  
  •  

Por:    Zulma García Náñez

 

 

 

 

 

Lic. En Psicopedagogía Universidad de Monterrey (UDEM)

Diplomado en terapia individual y familiar

Estudios internacionales en universidad de Barcelona: “pedagogía de la diversidad e intervención psicopedagógica en una sociedad cambiante”

Asistencia en diversos congresos nacionales e internacionales:

  • ¿Y los adolescentes qué?
  • Espectro autista retos y oportunidades
  • Talleres de psicopedagogía
  • Talleres en ciencias de la educación

Experiencia laboral en diversas instituciones educativas y centros psicopedagógicos.

 

 

 

La inclusión educativa y social: Una tarea que nos compete a toda la sociedad.

Para empezar, ¿qué es la inclusión? la inclusión es aquella que acepta a cada uno tal y como es, reconociendo a cada persona con sus características individuales. Es la que persigue eliminar las barreras con las que se encuentra que le impiden participar en el sistema educativo y social. No disfraza las limitaciones, estas son reales, pero hay que aceptarlas. Es dar a cada uno lo que necesita para poder disfrutar de los MISMOS derechos.

Muchas veces, se confunde con el término de integración, este se enfoca en que las personas con discapacidad se preparan para adaptarse a los sistemas que ya existen. Solo se inserta al sistema las personas que se consideran “aptas”.

He estado familiarizada un par de años con el término de inclusión y las necesidades educativas especiales, es interminable la cantidad de aspectos que se podrían hablar y el aprendizaje tan impresionante que se puede obtener. Sin embargo, el punto más importante a mi parecer es la inclusión tanto educativa como social en las personas con discapacidad. Este término se ha ido contemplando y adaptando a través del tiempo, y sí ha mejorado, pero aún hay muchos retos que tratar.

Observo como los tratan, como si se rompieran y fueran de vidrio, como si no tuvieran los mismos derechos que todos nosotros o las mismas oportunidades. Se les quedan viendo raro, o les dicen “loquitos”, “enfermos”. Estoy consciente, que es lo que la mayoría piensa, ya que no cuentan con el trato directo con una persona con discapacidad o el conocimiento de cómo son, este mito se ha ido traspasando cada vez más.

Es importante mencionar, que NINGUNO de nosotros tenemos las mismas capacidades, unos son más hábiles en alguna área y otros batallamos. Es por eso, que debe quedar claro, que ellos NO SON PERSONAS CON CAPACIDADES DIFERENTES, en ese caso, todos lo somos.

Es hora, de hacer un mundo inclusivo, de educar a nuestros niños, jóvenes, adultos en aceptar a todos como son, de hacerles saber que, aunque van un “poquito más lento” que algunos otros, ellos son totalmente iguales, muchas veces las personas con discapacidad no saben como expresar sus conductas, pero nosotros les podemos ayudar.

La sociedad debe adaptarse a las necesidades de las personas con discapacidad, todo colegio debería de estar capacitado para admitir a cualquier niño que presente este tipo de situación. Te invito a que experimentes el trato con las personas con discapacidad, será una de las mejores decisiones de tu vida.